Nunca más con las manos vacías

Ashampoo_Snap_2014.02.28_10h37m54s_015_La visión de un emprendedor

“Quiero crecer más como persona y como pequeño empresario, quiero seguir produciendo… Le doy gracias a Dios por lo que me ha dado hasta la fecha, mi sueño es llegar a tener al menos tres invernaderos, producir en estructura protegida y tener mi vejez tranquila, en una pequeña parcela de tierra produciendo nueve meses seguidos en el año, sacando suficiente producto para tener sustento para mi familia.

Actualmente, mis rendimientos son buenos, pero queremos asegurar un mercado que nos  beneficie a cada uno de los productores de la organización”.

Estas fueron las palabras finales de Alex Manuel Valladares, durante su entrevista, quien es productor de hortalizas, nativo de la ciudad de Danlí, El Paraíso y miembro de la organización Verduras y Frutas de El Paraíso (VERYYFRUP), pero el destino nunca fue tan bueno como ahora, nos relató.

“Tengo 37 años, empecé a trabajar a los 14 años en lo que me pusieran (sonríe). Desciendo de una familia agricultora, pero orientada exclusivamente al maíz, frijoles, arroz y yuca. La zona de Danlí es exclusiva para tabaco, mi papá era fumador crónico y debido a eso murió de un ataque fulminante, por esa razón a mí nunca me gustó ese cultivo; en la zona no ha habido oportunidades de trabajo, es por eso que me ha tocado rodar”. “Mi infancia, gracias a Dios, fue normal, con una madre que nos ayudó hasta cierta edad para salir adelante, cuando llegué a la adolescencia, ya tuve fuerza y valor para sobrevivir solo, tuve que tener carácter para no pedirle para un pantalón, sino que trabajar para ganarlo, entonces, me tocó trabajar desde pequeño, cometí el error de salirme del colegio, llegue hasta primero de comercio (décimo grado) y después de eso entré en el ejército, hice mi servicio militar y al tener la experiencia de que una persona menos preparada que mí, me pegara unas macaneadas, me ayudó a meterme otra vez a terminar mi estudios y me gradué en la jornada nocturna; al salir de ejercito seguí trabajando, después continué con la carrera de pedagogía, pero era agotador y no la terminé”.

“Me ha tocado andar trabajando en otros lugares a nivel de país, y hasta ahora he tenido la oportunidad de establecerme en mi tierra como agricultor, a través del apoyo que Swisscontact nos ha dado mediante la organización VERYFRUP, pues hemos agarrado más estabilidad, especialmente con mi familia, que hasta ahora la tengo y se ha dado a raíz del apoyo con la organización, tengo tres niños (un varón y dos niñas)”.

“Si hay intermediarios de por medio, no se prospera…”

“Antes de que el proyecto de Swisscontact y la Asociación Hondureña de Productores de Café (AHPROCAFE) llegaran a Danlí, yo no estuve presente, sino que llegué dos meses después de haberse constituido la empresa VERYFRUP, me di cuenta porque me interesó, me acerqué a la alcaldía porque necesitaba ayuda principalmente en la parte de comercialización, y la obtuve a través de la Unidad de Desarrollo Económico Local (UDEL) y el proyecto Swisscontact y AHPROCAFE, antes de eso sembraba maíz y frijoles, el mercado era la peor

Ashampoo_Snap_2014.02.28_10h36m53s_011_No le tenemos miedo al trabajo.dificultad que tenía porque estaba apoderado por coyotes e intermediarios, si hay intermediarios de por medio no se prospera como debe de ser, tuve pérdidas a raíz de dos factores, lo económico y el mercado, a veces uno tenía el impulso de decir voy a hacer media manzana de cultivo, pero no tener el mercado lo lleva a estar en una variación de precios y sin tener un mercado asegurado uno prácticamente está –manos arriba-, a mí me pasó que coseché chile en diciembre y en el mercado estaba a cinco lempiras y a mí me lo compraron a 50 centavos, solo me decían o vende su producto a ese precio o lléveselo de vuelta, a mí solo me tocaba agachar la cabeza y venderlo porque si no ¿qué sucede? Se pierde ese mercado. Algunas veces lograba salir con los costos y otras veces no”.

Llegó un momento en que me salí de la agricultura y quedé sólo con un cultivo de maíz, una de las grandes virtudes que tenemos es que somos guerrilleros (en el buen sentido de la palabra), no le tenemos miedo al trabajo y si se trata de agarrar una piocha pues la agarramos, la misma vida nos ha enseñado a subsistir de la forma en que podamos, gracias a Dios tuve la dicha de encontrarme una organización que sigue apoyando grandemente a este grupo de productores, eso fue en el 2009 que entré a la organización después de escuchar lo que necesitaba, me dije ¡yo aquí me quedo! Y hasta el son de hoy formamos parte de VERYFRUP.

También hemos tenido dificultades en la parte de estructura de la empresa; los convenios que se han logrado han sido prolongados, para que se vean los resultados en procesos como este, tiene que esperar mínimo de dos a cuatro años, la ventaja nuestra es que a través del seguimiento que nos han dado, todos estamos convencidos de que somos productores para producir directamente a la cadena de supermercado, a exportar directamente sin intermediarios y exportar como VERYFRUP”.

Un trágico amanecer.

“El huracán Mitch va a quedar marcado en mí hasta que me muera, teníamos 12 manzanas de plátanos ya listas para cosechar, cinco manzanas de maíz doblado, 15 mil palos de chile dulce. Cuando estábamos escuchando las noticias nosotros contentos porque decían se desbordó el río Ulúa y mencionaban todos los ríos y nada del Guayambre que era donde nosotros teníamos la parcela, entonces nos acostamos tranquilos con mi papá, al día siguiente, un señor nos contó que el río estaba por los montes, solo veíamos como las matas de plátano se iban, a los cinco días vimos como todo lo que nosotros habíamos hecho en un año, en una noche lo habíamos perdido, hasta el cerco, aún no nos hemos recuperado, al morir mi papá nos heredó una deuda de medio millón de Lempiras, pero que para nosotros se convirtió en casi un millón, todavía la tenemos”.

“Con la llegada del proyecto nos han ayudado en la parte de asistencia técnica, con el primer ingeniero que nos asistió empezamos a implementar la agricultura protegida, a raíz del mismo proceso, uno de los éxitos que tenemos es que comercializamos a través de supermercado La Colonia, Hortifruti y La Antorcha en San Pedro Sula, entonces ya tenemos asegurado un mercado y una banda de precios. Lo más difícil de implementar fue sembrar hortalizas en camas emplasticadas, nosotros antes plantábamos a campo abierto y desde el año pasado hemos experimentado esta tecnología, nos ha sido difícil porque el manejo es más delicado, requerimos de una persona a tiempo completo para que periódicamente revise el cultivo, mientras que de la forma que lo hacíamos antes, no era necesario, pero por eso teníamos pérdidas, el éxito depende de uno, y la hortaliza no es de esperar para mañana, es de ¡ya! Los primeros cambios que miré desde que entré a la organización fue la parte de comercialización y acceso a los fondos, para poder sembrar; los cultivos que nosotros tenemos son con créditos a intereses blandos y de igual manera obtenidos a través del apoyo del proyecto”.

“Camote en la empresa es el rubro de mayor fuerza por la cantidad de libras que se cosechan, también se generan beneficios para la comunidad con los cultivos, he generado fuentes de trabajo, ahora tengo dos personas permanentes y temporales son alrededor de trece, también tengo más consciencia para implementar las Buenas Prácticas Agrícolas, antes a uno no le importaba si se derramaba el insecticida, sólo se ponía la mochila en la espalda, ahora es diferente, a través de Swisscontact nos ayudaron a diseñar un sistema de riego y a ponerlo en práctica, para mí ahora es un descongestionamiento de cargas económicas, ahora uno puede ver más utilidades”.

Producir para sacar adelante a Honduras.

Ashampoo_Snap_2014.02.28_10h37m08s_012_“Este país va a salir adelante mientras produzcamos, pero mientras sigamos siendo un país extremadamente consumidor, no lo vamos a lograr, ni como personas ni como familias ni como país. Debemos ser capaces de producir nuestra propia comida y utilizar los pocos recursos, aunque sea el solar de la casa para tener árboles frutales, que van a dar un beneficio en la familia, como pequeños productores tenemos que aprovechar nuestros espacios”.

“Todos nos cobijamos dentro de la misma organización, estamos comprometidos de una manera solidaria y no perdemos esa línea, sabemos que si hacemos las cosas bien no vamos a quedar mal, entre mejor control tengamos como empresa, es mejor… Nos queda seguir asegurando un mercado que beneficie de forma directa a cada uno de los productores de la organización”.

Para nuestro futuro.

“Swisscontact se nos va en un punto crucial, ahorita la empresa comienza a despegar, se nos va cuando ya tenemos una línea, necesitamos de dos a cuatro años para crecer y nosotros tenemos dos años, estamos empezando a arrancar con la planta post-cosecha, ahora andamos en busca de ver quien nos tiende la mano, necesitamos capacitarnos en gerencia y mercadeo. Lo más bonito que he aprendido es ¡ganar!… Ganar recursos y ganar experiencia”.

Dejar una respuesta

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada

Please type the characters of this captcha image in the input box

Usted debe usar estas etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>